10 puntos claves sobre el trabajo en la Biblia que cada cristiano debe conocer

Artículo / Producido por el Proyecto de la Teología del trabajo

Por Andy Mills, codirector de Proyecto Teología del Trabajo. Andy llegó a ser cristiano siendo director ejecutivo, y sintió que Dios le inculcó la importancia de preguntarse: «¿Qué diferencia marca para mi trabajo el ser cristiano?». Con los años, la amplia experiencia de Andy como un cristiano que trabaja en el área de los negocios y su estudio de la Escritura le han ayudado a formar la siguiente perspectiva del trabajo.

La Biblia deja claro que el trabajo es importante para Dios. Cualquiera que sea la profesión u ocupación de uno —ya sea un padre o madre, conductor de bus, artista o ingeniero—, a Dios le interesa su trabajo. Los siguientes son diez puntos claves sobre el trabajo extraídos de la Biblia. Proporcionan un fundamento práctico para los cristianos que se preguntan qué dice la Biblia sobre la forma en que debemos abordar nuestro trabajo.

1) El trabajo forma parte del panorama completo de Dios. Dios creó todas las cosas y ha revelado que, en su soberanía, él está desarrollando el orden creado por medio de un proceso de creación, caída y redención. El orden creado de Dios comenzó con el huerto perfecto (el Huerto del Edén) y se consumará en la ciudad perfecta (Nueva Jerusalén).

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ Apocalipsis 21:1-22:5 

▪ Isaías 65

▪ Génesis 2

▪ Génesis 1

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Génesis 1

▪ Génesis 2

2) Nuestro trabajo concreto le importa a Dios, ahora y eternamente. Dios ha escogido crear a hombres y mujeres a su imagen para que, entre otras cosas, trabajen y atiendan este orden creado para la gloria de él y para beneficio de la humanidad. De formas que no podemos entender plenamente, el buen trabajo que hacemos ahora, realizado con y para él, sobrevivirá hasta la Nueva Jerusalén. El trabajo mismo posee un valor intrínseco.

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Génesis 1:27

▪ Génesis 2:5 y 2:15

▪ Isaías 65:21-23

▪ Efesios 2:10

▪ Apocalipsis 21:24-27

3) Dios nos concede habilidades, dones y talentos únicos, y nos llama a roles y actividades específicas. Aunque los roles podrían tener visibles diferencias en importancia, nuestros llamados son iguales. Son un llamado espiritual. No existen los llamados de Dios de segunda clase. Seremos dignos de este llamado si somos dedicados en nuestra relación con él y acudimos solo a él en busca de liderazgo y fortaleza.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ Éxodo 31:1-5

▪ Romanos 12:6-8

▪ 1 Corintios 12:28

▪ Efesios 4:11-16

▪ Mateo 25:14-30

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Romanos 12:6-8

▪ 1 Corintios 12:28

▪ Efesios 4:11-16

​▪ Mateo 25:14-30

• Revisa el artículo «Llamado: una perspectiva bíblica», del Proyecto Teología del Trabajo.

4) Calidad, carácter y ética son fundamentales para nuestro trabajo. No solo somos responsables de la calidad de nuestro trabajo, sino también de nuestra fidelidad a Dios en la manera en que llevamos a cabo ese trabajo, y de nuestro buen carácter mientras trabajamos. Seremos juzgados y recompensados de dicha manera. No obstante, Dios es el último responsable del resultado e impacto de nuestro trabajo.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ Mateo 25:21

▪ Colosenses 3:23-24

▪ 1 Corintios 3:10-15 y 15:58

▪ Jeremías 17:10

▪ Mateo 16:27

▪ Apocalipsis 22:12 

▪ 2 Tesalonicenses 1:11

▪ Ezequiel 36:30

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Colosenses 3:23-24

▪ 1 Corintios 3:10-15 y 15:58

▪ 2 Tesalonicenses 1:11

▪ Ezequiel 36:30

5) Nuestro trabajo está enyugado con Cristo. Debemos trabajar como si estuviésemos enyugados con Jesucristo. «La justicia y el derecho son el fundamento de tu trono; la misericordia y la verdad van delante de ti» (Salmo 89:14). Nuestro trabajo, y las decisiones que tomamos, se deben basar en estos principios: en conformidad con los estándares morales de Dios, siempre preocupados por el trato justo a los demás, y con una clara expresión del amor de Cristo hacia todas las personas.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ 2 Corintios 6:14-15

▪ Mateo 11:29-30

▪ Salmo 89:14

▪ Éxodo 20:2-17 

▪ Marcos 12:31

▪ Mateo 25:35-36

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ 2 Corintios 6:14-15

▪ Mateo 11:29-30

▪ Mateo 25:35-36

6) Nuestro trabajo debe estar enfocado en el servicio a los demás. Desde los productos y servicios que proveemos, hasta la provisión de recompensas financieras justas, y de oportunidades para que otros ejerzan sus dones y talentos, nuestro trabajo es una oportunidad para buscar la paz y el bienestar de nuestras organizaciones, ciudades y naciones. La humildad y la gratitud deben ser el sello de nuestro carácter. Debemos reconocer siempre a Dios en nuestro trabajo y considerar que ser un embajador para él es una responsabilidad seria pero honrosa.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ 2 Corintios 5:16-21

▪ Marcos 12:31

▪ Mateo7:12

▪ Filipenses 2:3-4

▪ Gálatas 5:13

▪ 1 Pedro 4:10

▪ Romanos 12:16 

▪ Mateo 5:13-14

▪ 1 Pedro 3:15

▪ 2 Corintios 5:20

▪ Mateo 28:19-20

▪ 1 Tesalonicenses 4:11-12

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ 2 Corintios 5:16-21

▪ Mateo7:12

▪ Filipenses 2:3-4

▪ Gálatas 5:13

▪ 1 Pedro 4:10

▪ Mateo 5:13-14

▪ 2 Corintios 5:20

▪ 1 Tesalonicenses 4:11-12

7) Un ritmo de trabajo y descanso es esencial para la vida. Dios nos invita a un patrón deliberado de descanso regular. Estos periodos de descanso tienen el propósito de ser restauradores y además son oportunidades para intencionadamente dedicar tiempo y así considerar a Cristo y nuestra relación con él.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ Éxodo 20:8-11

▪ Juan 15:4

▪ Hebreos 4:10

▪ 1 Juan 3:19

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Éxodo 20:8-11

▪ Juan 15:4

▪ Hebreos 4:10

8) El uso de la riqueza y nuestras inversiones deben estar dirigidos por Dios. Debemos permitir que Dios dirija el uso de todo lo que él ha provisto por medio de nuestro trabajo para el bien de los demás y el avance de su reino. Estas provisiones incluyen nuestros dones, tiempo, capacidad financiera e influencia.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ 1 Corintios 4:7

▪ 1 Timoteo 6:17-19 

▪ Isaías 58:10

▪ Hechos 2:45

▪ Romanos 12:13 

▪ Hebreos 13:16 

▪ Filipenses 4:15-19

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar estos pasajes en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ 1 Corintios 4:7

▪ 1 Timoteo 6:17-19 

▪ Hechos 2:45

9) El trabajo de Dios se multiplica a través de las relaciones y a través de la iglesia local. Necesitamos estar en relación con otros seguidores de Cristo para proveer apoyo y rendición de cuentas. Debemos buscar orientadores y procurar orientar a otros. Debemos comprometernos con el cuerpo de nuestra iglesia local para llevar el mundo laboral a la iglesia y la iglesia al mundo laboral.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ 1 Timoteo 3:15

▪ 1 Corintios 12:27

▪ Efesios 4:12-13

▪ Hechos 2:42-47 y 11:26 

▪ Tito 2:3-8

▪ Proverbios 27:17 

▪ 1 Tesalonicenses 2:8 

▪ Deuteronomio 6:4-9

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar este pasaje en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Hechos 2:42-47

10) El trabajo es un don de Dios. Debemos reconocer siempre que el trabajo es un don de Dios, lo mismo que nuestra capacidad de ser felices en el trabajo. Por el contrario, el trabajo y los logros que emergen de nuestra envidia hacia los demás es insignificante y nunca producirá contentamiento y dicha. Anticipamos el día cuando trabajaremos juntos en perfecta armonía en la presencia de Dios en la Nueva Jerusalén.

• Examina esta idea más detenidamente leyendo los siguientes versículos bíblicos:

▪ Eclesiastés 5:19

▪ Eclesiastés 4:4

▪ Eclesiastés 2:4-11

▪ Isaías 65:21-23

• Presiona en la cita bíblica de abajo para analizar este pasaje en el Comentario Bíblico de Teología del Trabajo:

▪ Eclesiastés